Sesión: | Recordar
Sesión:


Recordar

Nuestro proyecto - Objetivos del PCC

Bachillerato. Colegio Sagrado Corazón de Jesús

Queremos contribuir a que nuestros alumnos lleguen a ser personas felices, con una personalidad equilibrada y segura y dispuestos para una convivencia responsable y comprometida.

Entendemos la felicidad entendemos como una conquista personal que se conforma en la medida que cada persona se va llenado de sentido, y es capaz de responderse a las grandes preguntas vitales.

La apertura a la realidad trascendente y asumir la dignidad de toda vida humana son los fundamentos de este sentido Asociamos a esto la educación de los valores del silencio, la interioridad y la experiencia de Dios. Educar en estos tres valores lleva consigo una educación armónica de los valores físicos y la sensibilidad.

Fomentamos la seguridad personal a través de la formación de su carácter cuidando los valores de la firmeza, la fortaleza y el esfuerzo.

Consideramos un rasgo esencial en nuestro centro dotar a nuestros alumnos de una sólida formación intelectual que les permita desarrollar su capacidad de razonar, reflexionar y discernir. Entendemos que de este modo les abrimos caminos para la formación de su voluntad y el desarrollo de su libertad que irá madurando a través de pequeños ejercicios de responsabilidad que debemos plantear constantemente.

Aspiramos a educar personas abiertas al mundo en el que viven y dispuestas a su aportación personal y profesional en los distintos ámbitos de su vida (cívica, política, y eclesial). Nuestra etapa debe ir desarrollando esta dimensión con experiencias de participación diferentes y siempre asociadas a los valores de la amistad-solidaridad, verdad y justicia. Queremos trasladarles una visión esperanzada de la realidad que les ha tocado vivir.

El Bachiller tendrá como finalidad proporcionar a los alumnos una educación integral y la madurez intelectual y humana esencial para la comprensión y análisis crítico de la realidad, así como los conocimientos, habilidades y actitudes que les permitan desarrollar sus funciones sociales con responsabilidad y competencia.

Para ello se trabajarán los siguientes objetivos:

  • Desarrollar armónicamente la personalidad de nuestros alumnos, haciéndoles cobrar conciencia de su autonomía personal y fomentando su iniciativa.
  • Favorecer la apertura a los demás, a la sociedad y al mundo, partiendo de su entorno próximo, pero abiertos a una realidad más amplia ayudándoles a ensanchar progresivamente sus horizontes.
  • Desarrollar sus capacidades intelectuales y ayudarles a adquirir una técnica de trabajo que les permita abordar con éxito sus estudios.
  • Fomentar la asimilación razonada de los contenidos intelectuales de las distintas materias, para hacerles posible una comprensión global del mundo.
  • Profundizar en la apertura a la dimensión trascendente de las personas.

La clase es un lugar vivo y dinámico de aprendizaje que fomenta la apertura a la vida, trabajando la aplicación de lo aprendido y enseñando a hacer valoraciones personales. Se cuidan los aspectos formales que permiten el aprendizaje .

Se trabajar la escucha capacitándoles para comprender explicaciones orales estructuradas, favoreciendo la actividad mental, enseñando a establecer relaciones con lo ya sabido.

Se enseña a los alumnos a trabajar al día, mediante un uso adecuado de las técnicas de estudio para ser capaces de:

  • Recibir información ya sea de forma oral o escrita
  • Sintetizar dicha información a través de guiones, resúmenes, esquemas y síntesis
  • Elaborar personalmente lo aprendido

Se ayuda a planificar de forma autónoma su trabajo personal de forma adecuada a su edad.

Se trabaja la expresión oral y escrita en todas las áreas, siendo una de las bases de la pedagogía de Magdalena Sofía Barat.

Se atiende a los alumnos con dificultades, afrontando los problemas académicos de forma global en el momento en que aparecen, proponiendo con creatividad soluciones adecuadas y personalizadas para cada situación.

Se utilizan las TIC en el aula para mejorar el aprendizaje autónomo de los alumnos y formar el espíritu crítico.

Se potencia el aprendizaje fuera del aula, seleccionando actividades formativas, y ofertando actividades voluntarias, motivando la participación del alumnado, como forma de aprender a vivir su libertad.

Se favorece la interdisciplinareidad, planteando siempre las relaciones de cada nuevo aprendizaje con otros significativos para los alumnos y trabajando a través de proyectos.